31 dic. 2014

Nochevieja en Sydney: Empezar el año nuevo antes que nadie

Seguro que alguna vez has visto las noticias de mediodía el día 31 de diciembre y han comenzado el informativo con el clásico “ya ha llegado el nuevo año a algunas partes del planeta”, mientras emitían imágenes de los fuegos artificiales iluminando la bahía de Sydney. A nosotros nos había pasado y teníamos pendiente darnos ese capricho, tener el privilegio de ser de los primeros que despiden el año y dan la bienvenida al año nuevo.

Capricho que nos dimos el año pasado ya que pudimos ser de esos privilegiados que pasan la noche de fin de año en Sydney porque esta fue una de las etapas de nuestra luna de miel en Australia y Nueva Zelanda.

La Nochevieja en Sydney es un evento a nivel mundial equiparable a la Nochevieja en Nueva York, una fiesta llena de color que es vivida en directo por millones de personas y retransmitida por miles de cadenas de televisión de todo el planeta, pero con la peculiaridad de que en el hemisferio austral es verano y prácticamente se recibe el año nuevo en bañador. Una situación de lo más curiosa para aquellos que vivimos en el hemisferio norte.

¿Estás pensando en pasar la noche de fin de año en Sydney? En DinkyViajeros te explicamos todo lo que necesitas saber para disfrutar al máximo de un día inolvidable en la capital australiana. 

Opera House con el Harbour Bridge detrás
Opera House con el Harbour Bridge detrás. Photo by miquitos @Flickr


En qué consiste el día de Nochevieja en Sydney


El día de Nochevieja es un día de fiesta en Sydney, gran parte de los millones de habitantes de la ciudad se pasan la jornada haciendo picnics en distintos puntos de la bahía y allí esperan a que llegue la medianoche para despedir el año iluminados por miles de ensordecedores cohetes que inundan todo de olor a pólvora. Los aussies más privilegiados cogen su barco privado o contratan alguno, y pasan todo el día y la noche de fiesta, atracados alrededor del Harbour Bridge, desde donde disfrutan de las mejores vistas del espectáculo pirotécnico.

Hay que tener en cuenta que además de los locales, la ciudad recibe en estas fechas a miles de turistas atraídos por la emoción de ser parte de la fiesta de esa noche. Todos juntos, australianos y visitantes, se sitúan en el que cada uno considera el mejor punto para disfrutar del gran evento y esperan desde bastante temprano en la mañana hasta que llega la medianoche. 

Barcos en la bahía de Sydney
Barcos en la bahía de Sydney. Photo by Will Choi @Flickr

Para hacer esta espera más llevadera, la organización no limita la fiesta únicamente a los fuegos artificiales de las doce de la noche si no que cerca del Harbour Bridge hay un programa de actividades que empieza por la tarde, entre las que cada año destacan las siguientes:

  • Air Displays: Shows aéreos en los que avionetas hacen espeluznantes piruetas sobre el Sydney Harbour.
  • Fire Tug Water Display: Un barco anti-incendios que lanza al aire miles de litros de agua en forma de chorros que le dan un aspecto peculiar a la puesta de sol.
  • Acknowledgement of Country: Espectáculo mediante el que la ciudad de Sydney rinde homenaje a los aborígenes y otras culturas nativas del país.
  • Family Fireworks: A las 21:00 se realiza una especie de previa del espectáculo pirotécnico de medianoche. Ésta es una forma de que los más pequeños de la familia, que suelen caer dormidos antes de llegar a la hora del show principal, puedan disfrutar de la fiesta sin tener que acostarse muy tarde.
  • Harbour of Light Parade: Una pequeña flota de barcos decorados con luces surca la bahía creando un efecto nocturno muy bonito con el puente y el edificio de la Ópera iluminados.
  • Midnight Fireworks: El evento principal, por el que todos esperan ansiosos, los fuegos artificiales de medianoche. Un impresionante espectáculo pirotécnico que ilumina toda la bahía durante varios minutos. Este atronador despliegue de pólvora no deja indiferente a nadie. Es algo por lo que merece la pena la larga espera.

Estos son los espectáculos principales que se suelen organizan para Nochevieja. No obstante, el programa puede variar de un año a otro por lo que te aconsejamos que consultes la página web oficial de la Nochevieja en Sydney para obtener la información más actualizada cada año.

Fire Tug Water Display
Fire Tug Water Display. Photo by Annett @Flickr


Desde dónde ver los fuegos artificiales de Fin de Año en Sydney


El epicentro de toda la fiesta es el Harbour Bridge, el gran puente que está junto al edificio de la Ópera de Sydney, aunque los fuegos artificiales se lanzan además desde otros seis puntos repartidos a lo largo de toda la bahía. Es por esto que hay más de sesenta miradores diseminados por toda la costa desde los que disfrutar del evento, tanto por la orilla sur como por la norte, cerca del puente o en otros sitios más alejados.

La capacidad de estos miradores va desde unas pocas decenas de personas hasta varios miles de espectadores. También varían los servicios ofrecidos en cada uno de ellos, disponibilidad de aseos, venta de alcohol o prohibición de este, venta de comida y bebida, acceso para discapacitados, etc. Además, hay que tener en cuenta que algunos de los miradores, los que a priori son los mejores, requieren comprar entrada con mucha antelación y con precios muy elevados.

Harbour Bridge de Sydney visto desde el Observatory Hill Park
Harbour Bridge de Sydney visto desde el Observatory Hill Park

Dicho esto, ¿cuál es el mejor punto desde el que ver los fuegos artificiales? Pues depende de la importancia que cada uno le dé a los aspectos anteriores, sumado a las distancias que hay entre cada mirador, el Harbour Bridge y donde esté tu alojamiento. Lo mejor es que entres en la página web oficial de la Nochevieja en Sydney y compares cuál te conviene más. En esta completa página informativa puedes ver las características de cada mirador, incluyendo la capacidad de aforo y la hora a la que previsible se llenará (en el mismo día de Nochevieja la situación del aforo de cada punto se actualiza en tiempo real).

Mapa de los miradores de Nochevieja en Sydney
Mapa de los miradores de Nochevieja en Sydney. Más info en www.sydneynewyearseve.com

No obstante, nosotros nos vamos a mojar y te vamos a contar a qué miradores le habíamos echado el ojo antes de viajar a Sydney:
  • Sydney Opera House: Nos gustó por estar junto a la Opera House y justo al lado del Harbour Bridge, aunque precisamente por estar junto a la Ópera, puede perder el encanto de la foto con el puente y el edificio de la Ópera. Su capacidad es de unas 7.500 personas pero se suele llenar muy temprano.
  • Mrs Macquaries Point: Está junto al Jardín Botánico, sólo un poco apartado de la Opera House y el Harbour Bridge. Su capacidad es de 16.000 personas por lo que tarda algo más en llenarse que el mirador anterior. Ésta fue nuestra primera elección ya que así podríamos conseguir la foto de los fuegos artificiales con el edificio de la Opera y el puente juntos. Intentamos entrar a este mirador pero cuando llegamos ya estaba lleno y tuvimos que ir a otro sitio.
  • Observatory Hill Park: Finalmente, nosotros vimos los fuegos artificiales desde este punto. Un parque situado en una colina desde la que se tienen unas buenas vistas del Harbour Bridge. No se ve la Opera House, ya que está situado al oeste del puente pero, como hemos comentado, en realidad el gran protagonista de la noche es el Harbour Bridge. La capacidad de este mirador es de 7.500 personas y no se llena del todo hasta que es bien tarde.
  • Cremorne Point Reserve: Situado en la otra orilla de la bahía de Sydney, frente al Harbour Bridge y el edificio de la Ópera. Este mirador tiene una capacidad de 10.000 personas y se llena bastante avanzado el día. Antes de hacer el viaje teníamos fichado este punto pero aterrizamos en Sydney demasiado tarde ese mismo día como para intentar llegar a un sitio tan alejado. Ahora que ya hemos estado allí y después de haber visto las fotos y vídeos que se hacen desde los miradores mencionados anteriormente, ésta sería nuestra elección si volviésemos a pasar una Nochevieja en Sydney.

Fuegos artificiales desde el Harbour Bridge de Sydney
Fuegos artificiales desde el Harbour Bridge de Sydney


Cómo prepararse para pasar la Nochevieja en Sydney


Una vez elegido desde dónde vas a ver los fuegos artificiales, lo mejor que puedes hacer es lo que dice el refrán, donde fueres haz lo que vieres, tómate el día como una jornada de picnic y ve por la mañana temprano al mirador con todos los avíos a cuestas. Prepárate como un dominguero cualquiera:
  • Lleva comida y bebida suficiente para pasar todo el día pero ten en cuenta que no se puede pasar nada de cristal a los miradores.
  • Coge también una manta o toalla grande para tumbarte en el césped y, de camino, ocupar espacio suficiente para estar cómodo y sin agobios durante muchas horas.
  • El Fin de Año en Sydney es una fiesta libre de alcohol. No se puede pasar tu propio alcohol a ningún mirador, revisan las bolsas antes de entrar a ellos, y sólo en unos cuantos venden alcohol. Eso no quita que veas a algún@ algo perjudicad@ porque ha sido más listo que nadie y ha pasado el cubata de turno ya mezclado en la botella de Coca-Cola. Lo que viene siendo un botellón portátil. ;-)
  • Es probable que ese día pases muchas horas al sol. No olvides gorra, gafas de sol y crema solar.
  • Sin embargo, por la noche suele refrescar. Llévate también una sudadera, una rebeca o algo similar de abrigo.
  • El espectáculo pirotécnico se complementa con un hilo musical que se ofrece a través de la emisora de radio oficial que retransmite a través del 104.1 de FM. Llévate una radio con auriculares para vivir una experiencia completa.

Picnic el día de Nochevieja en Sydney
Picnic el día de Nochevieja en Sydney. Photo by merv stapleton @Flickr


La experiencia de DinkyViajeros en el Fin de Año de 2013


Habíamos apurado al máximo nuestros días en Cairns haciendo snorkel en la Gran Barrera de coral, así que cogimos el vuelo hasta Sydney en la mañana del mismo día 31 de diciembre. Sabíamos que el planning era un poco apretado pero queríamos aprovechar al máximo la segunda parte de nuestra luna de miel, una ruta por Australia.

El vuelo salía temprano, a las 7:30 de la mañana, así que aprovechamos el trayecto para dormir (quién pudo) y a eso del mediodía ya estábamos en el aeropuerto de Sydney. Por suerte, nuestras plegarias fueron escuchadas y no tuvimos problemas con el equipaje, todo llegó correctamente y sólo tuvimos que preocuparnos por localizar el tren que nos iba a llevar desde el aeropuerto hasta el centro de la ciudad.

Una vez en el centro, nos dirigimos a hacer el check-in en el que iba a ser nuestro hogar durante las siguientes cuatro noches, un lujoso apartamento en los Meriton Serviced Apartments – Kent Street. Como ya te hemos contado, no fue un alojamiento precisamente barato pero una vez que entramos en la habitación, vimos que este acogedor pisito merecía la pena. El día iba bien, el planning continuaba según lo previsto y el hotel no nos dio una sorpresa negativa, sino todo lo contrario.

Antes de ponernos en marcha hacia la búsqueda del que iba a ser el punto desde el que ver los fuegos artificiales de Fin de Año, teníamos que hacer una parada para comer algo ya que llevábamos desde que salió el vuelo sin tomar nada. Hicimos el repostaje necesario y aprovechamos para hacer la compra para llevarnos comida para cenar, así como para tener en el apartamento viandas para los desayunos de los siguientes días.

En el supermercado ya se notaba que el día de Nochevieja es un día intenso para los australianos. La tienda estaba a rebosar de aussies de todas las edades comprando víveres como para un regimiento, bebidas, comida para llevar y, sobre todo, carnes de todo tipo para hacer barbacoas.

Entre una cosa y otra, pasadas las cinco de las tarde salimos del hotel en dirección a Mrs Macquaries Point, el mirador que está junto al Jardín Botánico. Nos habíamos decidido por este punto porque nos llamaba la atención hacer la foto de los fuegos artificiales con el puente y la Ópera de Sydney iluminados.

Fuegos artificiales de Fin de Año en Sydney
Photo by www.sydneynewyearseve.com

Por la calle había hordas de personas que iban en dirección norte, buscando las zonas próximas al Harbour Bridge. Al llegar al punto de control en el acceso al mirador, donde revisan las bolsas para ver que no llevas alcohol o cristal, no había demasiada gente y por un momento nos pensamos que nos iba a salir bien la jugada. Nada más lejos de la realidad, la zona estaba totalmente vallada y ya no se podía pasar, ¡estaba llena! En ese momento nuestras peores pesadillas se hicieron realidad, todo hacía indicar que nos íbamos a perder uno de los momentos estelares del viaje, la fiesta de Nochevieja en Sydney.

Hablando con unos y con otros, nos enteramos de que todos los que estaban alrededor de las vallas estaban esperando a que dieran las nueve de la noche para ver si, después del espectáculo pirotécnico familiar, había padres con sus hijos que se marchaban a casa y dejaban hueco suficiente para que entráramos los rezagados. El personal de seguridad comentaba que eso no iba a ser así, que aunque hubiese gente que saliese, no iban a dejar entrar a nadie más.

Como de ilusión también se vive, nos esperamos hasta que dieron las nueve. Pudimos ver algo de los primeros fuegos artificiales pero tampoco mucho ya que los árboles del Jardín Botánico nos quitaban mucha visibilidad. Tras los fuegos artificiales, vimos salir a varias familias con niños pequeños pero nuestros peores presagios se confirmaron, el personal de seguridad nos avisó a voz en grito que nos fuéramos porque el acceso no se iba a volver a abrir.

Fuegos de Fin de año en Sydney
Fuegos de Fin de año en Sydney

Durante todo el rato que estuvimos allí, veíamos que algunas personas pasaban al mirador por un lateral, preguntamos y nos dijeron que eran patronos de la Fundación del Jardín Botánico o personas que habían pagado mucha pasta por los asientos que están en primera fila. Esto nos sonó a gente de mucho dinero y, ni cortos ni perezosos, decidimos hacer un cartel que decía: “venimos de luna de miel a ver los fuegos artificiales, ¿nos haces un regalo de bodas?”. Lo mismo alguien picaba... :-D Pero ni siquiera apelando a la "caridad cristiana" conseguimos entrar. :’-(

Bastante abatidos, pensamos que para qué íbamos a seguir allí perdiendo el tiempo y nos pusimos a seguir a la gente que caminaba en dirección al Harbour Bridge, aunque sin saber exactamente hacia dónde nos dirigíamos, y después de un rato andando nos encontramos con lo que iba a ser la salvación de la noche, un puesto de información de Sydney New Year’s Eve.

Nos dirigimos a uno de los informadores y con nuestra peor cara de pena le dijimos “So… what now?” (¿Y ahora qué?) El chico sonrió y muy amablemente nos dijo que todavía había sitio libre en el Observatory Hill Park y nos dio un mapita con las indicaciones para llegar allí.

Fue una caminata de más de 20 minutos pero mereció la pena ya que cuando llegamos al parque pillamos sitio en primera fila. :-D Era un poco tarde pero tuvimos tiempo más que suficiente para extender nuestra manta de picnic, cenar unos sándwiches, colocar el trípode y ajustar la cámara para grabarlo todo y echar cientos de fotos.

Cuando nos quisimos dar cuenta, la gente a nuestro alrededor empezó a chillar: 5, 4, 3, 2, 1… HAPPY NEW YEAR!!! ¡¡¡FELIZ AÑO NUEVO!!! Gritos, sonrisas, besos y abrazos por doquier. Había sido un día largo e intenso pero la recompensa fue magnífica, ser de los primeros en el planeta que recibían al nuevo año, con el añadido de haber disfrutado del mejor espectáculo pirotécnico que podríamos haber imaginado.

¿Quieres ver nuestro vídeo resumen de los fuegos artificiales de la Nochevieja de 2013 en Sydney?




Tú no lo sabías pero el 31 de Diciembre de 2013 viste en el telediario a los DinkyViajeros celebrando el Año Nuevo en Sydney. ¿Te animarías a viajar a Australia para que la próxima vez seamos nosotros los que te veamos a ti? ;-)



Booking.com

14 comentarios :

  1. ¡¡¡Vaya envidia cochina ver los fuegos de Sidney!!! Algún año lo veremos alli ;)

    Para este os deseamos un ¡Feliz 2015! y que venga muy cargado de viajes, ilusiones y felicidad.

    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fue toda una experiencia. :)

      ¡Que tengáis un feliz año viajero! :D

      Eliminar
  2. Me encantaría pasar un fin de año en Australia. Debe ser increíble :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que tiene un algo especial. :)

      ¡Feliz 2015! :D

      Eliminar
  3. Es verdad que ver en las noticias esos fuegos tan espectaculares dan ganas... y ademas... es pasar el a~o nuevo sin sufrir de frio!!!!!!!!!!! dan ganas :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, la verdad es que choca eso de recibir el año nuevo con tanto calor. Se hace raro ver la decoración navideña con clima veraniego. :)

      Eliminar
  4. Extraordinaria manera de empezar el año y estupendamente relatada, como siempre. Tomo nota!

    ResponderEliminar
  5. Capital de Australia syndney? Vaya de lo que se entera uno!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aunque agradecemos tu comentario y que hayas tomado un tiempo para leer nuestro artículo, sentimos comunicarte que en ningún momento decimos que Sydney sea la "capital de Australia".

      De hecho, hablamos de "capital australiana" y Sydney, como capital del estado de Nueva Gales del Sur, lo es.

      ¡Un saludo!

      Eliminar
  6. La verdad es que todo el mundo habla maravillas de Sydney, ¡pero pasar un fin de año tiene que ser la bomba!
    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es algo único, inolvidable. Una de esas cosas que hay que hacer una vez en la vida. 😁

      ¡Saludos! 👋

      Eliminar
  7. ¡Qué pasada! Me encantaría pasar un 31 de diciembre allí, un fin de año totalmente atípico a lo que estamos acostumbrados, y eso que me dan miedo los fuegos artificiales pero los vería de lejos je je je un abrazo y feliz 2017

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Te dan miedo los fuegos artificiales? Qué curioso...

      ¡Feliz 2017! 😀

      Eliminar